Euro a la espera del IPC de Alemania

sábado, 27 de junio de 2009

En la jornada de hoy, las miradas están puestas en el IPC de Alemania y Japón, los ingresos y gastos de mayo y el Índice de Confianza del consumidor de la Universidad de Michigan en Estados Unidos. Ya hemos conocido que el Índice de Precios al Consumo de Tokio ha sido peor de lo esperado, al registrar una contracción en los precios del 1,30%, anualizado cuando el dato anterior ha sido de 0,70%. Como resultado el yen se depreció levemente frente al dólar y el euro.
Asimismo, se ha divulgado el Producto Bruto Interno de Nueva Zelanda, que aunque el consenso apuntaba a una leve recuperación en la economía neocelandesa, observamos que se mantiene en una contracción del 1,00% por segundo trimestre consecutivo. Frente a esto, la primera reacción del kiwi ha sido de desvalorizarse 40 pips en escasos minutos frente al billete verde. Con respecto al día de ayer, la Reserva Federal de EE.UU. (FED) ha anunciado la extensión de varios de sus programas de liquidez de emergencia para aumentar el flujo de crédito durante la crisis financiera hasta el próximo 1 de febrero. “Las condiciones en los mercados financieros han mejorado en los últimos meses, pero la función de varios mercados permanece dañada y continuará baja presión durante un tiempo.
Como consecuencia, para promocionar la estabilidad financiera y apoyar el flujo de crédito a los hogares y las empresas, la Reserva Federal ha extendido un número de programas hasta principios de 2010”, explica la máxima autoridad monetaria en un comunicado. Sin embargo, la FED ha optado por no cambiar la fecha del vencimiento, prevista para el próximo 31 de diciembre, de su programa TALF. Recordemos que la entidad monetaria ha insistido en la necesidad de formular una “estrategia de salida”, un plan para la retirada de las medidas extraordinarias utilizadas para evitar el colapso del sistema financiero.
El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, reiteró ayer al Congreso que planea retirar todos los programas de urgencia mientras llega el final de la crisis. En el mercado de materias primas vemos que tanto el Brent como el West Texas se mueven ya por encima de los 69 dólares el barril, realizando un esperado “pull back” a este nivel de resistencia (anterior soporte). En el caso del West Texas los 73.23 dólares es el nivel más importante de resistencia en el corto plazo. Por abajo, tiene soportes relevantes en los 66.78 y en los 62.65 dólares el barril.

En otro orden, también hemos conocido las cifras revisadas del PIB del primer trimestre del país americano que muestran una contracción en la economía del -5,5% en tasa trimestral anualizada. La estimación preliminar fue de una caída del -5,7%. Sin embargo, el mercado ya estaba descontando el posible resultado y como respuesta el greenback no ha registrado grandes variaciones en sus principales cruces. Por otro lado, los datos semanales de desempleo han desafiado las perspectivas. Las peticiones iniciales de desempleo suben hasta unas 627.000, cuando el consenso de mercado esperaba una bajada hasta 600.000.
Además, el dato anterior ha sido revisado al alza hasta 612.000 desde 608.000. Con respecto a los mercados bursátiles, las bolsas asiáticas han cerrado la semana con ganancias, en una sesión marcada por las fuertes subidas de Wall Street anoche, la mejora de las previsiones de resultados de Bridgestone y la subidas de las materias primas apoyada en unas mejoras expectativas para las economías de la zona.

0 comentarios: