¿Hasta donde puede llegar la caída del dólar?

domingo, 27 de septiembre de 2009

.
Un artículo de Wolfgang Munchau (
Qué fallará en las estrategias de salida), publicado ayer en El País, pone de manifiesto que, en el futuro, sería razonable esperar que la inflación se contenga en Europa pero no en Estados Unidos (EEUU). Una consecuencia de la mayor inflación americana sería que los inversores mundiales se estén saliendo del dólar y están comprando euros, y eso haría que, poco a poco, el tipo de cambio entre dólar/euro alcanzase cotas sin precedentes. Ello provocaría que los días del dólar como divisa dominante estarían contados, mientras que el euro le sustituiría, como moneda de reserva más importante del mundo.

Una prueba de que lo que dice Munchau es correcto es que el euro llegó a superar hoy los 1,48 dólares por primera vez en un año. Un precio que no se conocía desde el 23 de septiembre de 2008. Y parece que la tendencia del precio del euro es al alza. El dólar ha estado cayendo a medida que las señales de mejoría de la economía mundial han disminuido la aversión al riesgo. Eso ha llevado a los inversores a vender dólares para comprar euros que ofrece mayores rentabilidades que el dólar.

Algunos analistas predicen que, en octubre, el euro romperá la barrera de 1,50 dólares. El índice del dólar contra una canasta de monedas de los principales socios comerciales de EEUU alcanzó hoy un nuevo mínimo para 2009, de 76,2 (ver gráfico más abajo). Es sabido que el dólar es un refugio temporal durante épocas turbulentas. Ahora parece que el dólar se deprecia ¿Es esto una señal de la recuperación de la economía mundial o es que el mercado está descontando una mayor inflación en EEUU como predice Munchau?

A mi me parece que la depreciación del dólar se debe a que los inversores están esperando que otros bancos centrales subirán sus tipos de interés antes que la Reserva Federal. Un alza de los tipos de interés atraerá capitales que huyen de EEUU y se dirigen hacias esos países.



El problema fundamental es que parece que a EEUU no le preocupa la inflación. Y aunque en el futuro en EEUU se produzca una inflación, por ejemplo, del 6% es prácticamente seguro de que Europa subirá los tipos de interés antes de llegar a esa situación. Dice Munchau que si en EEUU se alcanzase una inflación del 6%, los europeos mantendremos nuestra inflación en el 2%. Estoy seguro que el Banco Central Europeo hará todo lo posible para mantener la inflación en el 2% a medio plazo. El objetivo de estabilidad de los precios del BCE está consagrado en un tratado europeo, y varios Estados miembros, sobre todo Alemania, no permitirían al BCE que siguiera a la Reserva Federal por los caminos de la inflación.

Mayor inflación americana depreciará el dólar y un dólar débil abarata las exportaciones estadounidenses en el mercado mundial. Desgraciadamente para las empresas europeas, el fortalecimiento del euro puede actuar como un freno sobre las exportaciones de la eurozona. Mientras más se aprecia el euro menor será la presión del BCE para aumentar sus tipos de interés de intervención.

Otra sorpresa podría ser que la economía estadounidense crezca más que lo que anticipan los economistas. Parte del motivo por el que el euro le ha ganado tanto terreno al dólar es la creencia de que la economía europea se recuperará antes que la de EEUU. Aun así, todavía no hay nada que garantice que eso sea así. Sobretodo porque un dólar débil significa que a los consumidores estadounidenses les cuesta más comprar bienes extranjeros, o lo que es lo mismo, reduce las posibilidades de la eurozona para exportar a EEUU. Más exportaciones americanas y menos europeas favorecerán el crecimiento en EUUU y menos en Europa.

¿Hasta donde puede llegar la caída del dólar?

0 comentarios: