Los brókeres demandan a la bolsa por el caso Lehman

lunes, 14 de septiembre de 2009

El derrumbe del gigante estadounidense también dejó huella en la cuenta de varios brókeres españoles que tuvieron que hacerse cargo de operaciones de Lehman Brothers, que era su cliente, y que se ejecutaron entre el jueves 11 y el viernes 12 de septiembre, justo las dos sesiones anteriores a la quiebra.


Un año después de la quiebra de Lehman Brothers todavía quedan muchos flecos pendientes de resolver.

La liquidación de las transacciones bursátiles se realiza, normalmente, tres días después (D+3), pero la bancarrota de Lehman precipitó los acontecimientos. El lunes 15, los brókeres se encontraron con que todas las operaciones en las que habían intermediado para este cliente entre el jueves y el viernes anterior pasaban a ser responsabilidad suya y suponían un riesgo en sus balances. Con la bolsa cayendo con fuerza (el Ibex llegó a bajar más del 5%) decidieron cerrar las posiciones de forma precipitada. Llegaron a vender títulos sin tener la referencia de registro pertinente.

Lo que no sospechaban los intermediarios, es que tendrían que enfrentarse a Iberclear, la sociedad que gestiona los sistemas de Registro, Compensación y Liquidación de valores, que les sancionó acusándoles de realizar ventas al descubierto (sin tener los títulos), una operativa prohibida en España. La cámara de liquidación no tuvo en cuenta que fue una situación sobrevenida y excepcional porque, en condiciones normales, los brókeres habrían tenido las referencias de registro que demostraban que, en origen, las operaciones no eran al descubierto, tenían títulos detrás.

Castigo
El castigo aplicado por Iberclear consistió en que se quedó con el beneficio de la operación cerrada (si lo había), además de imponer una multa adicional del uno por mil del importe, en algún caso. Es lo que contempla la normativa. Pero así les quitó la posibilidad de compensar con esos beneficios las pérdidas de otras operaciones de ese cliente.

Entre los intermediarios que operaban con Lehman Brothers en España y que se han podido ver envueltos en esta situación están: Interdin, M&B, Ahorro Corporación (ACF), Venture Finanzas y Santander.

Según ha podido saber EXPANSIÓN, dos de ellos: Interdin y ACF han demandado judicialmente a Iberclear por lo que consideran una interpretación errónea de una norma que afecta a sus intereses.

Pero son muchos más los afectados que consideran injusto el proceder de Iberclear. Algunos no han querido denunciarlo porque el beneficio retenido no merecía la pena. Pero en el mercado persiste la idea de que Iberclear se ha beneficiado de la quiebra de Lehman.

Los demandantes, algunos accionistas de BME, no están de acuerdo con que, en origen, estas operaciones fueran ventas al descubierto, y en el mercado son muchos los que opinan que la situación de excepción de una quiebra así hace razonable plantearse la forma en que se aplica esta normativa. Pero Iberclear es inflexible. No hay excepciones. «Toda la actividad que lleva a cabo Iberclear se ajusta escrupulosamente a la normativa vigente», afirma un portavoz.

Según ha podido saber este periódico, Interdin estaría reclamando a Iberclear 600.000 euros y ACF entre 100.000 y 200.000. Podrían compensar así las pérdidas. Ahorro Corporación no quiso hacer comentarios.

«En origen no eran ventas al descubierto y se demuestra con el hecho de que nunca se había tenido este problema con Lehman, que llevaba operando en el mercado español diez años», asegura Javier Domínguez, director general de Interdin. El ejecutivo confirma que han puesto una demanda a Iberclear donde piden al juez que designe a un perito para que evalué la situación porque se está haciendo «una aplicación sesgada de la normativa». Domínguez defiende que, si Lehman no hubiese quebrado, esas ventas habrían estado respaldadas por los títulos correspondientes.

En el mercado aseguran que lo razonable es que Iberclear hubiera permitido netear la posición de cada bróker (restar al beneficio la pérdida y el resultado es lo que se asume).

El conflicto
1. Iberclear acusó a varios brókeres de ventas al descubierto (sin tener los títulos), una operativa prohibida en España.

2. Los intermediarios aseguran que no eran ventas al descubierto en origen, sino a consecuencia de una situación excepcional.

3. Uno de los brókeres, Interdin, reclama a Iberclear 600.000 euros, con los que podría compensar las pérdidas que sufrió.

0 comentarios: