El FROB cierra con la CAM la parte más dura del proceso de recapitalización

domingo, 24 de julio de 2011

El FROB cierra con la CAM la parte más dura del proceso de recapitalización

Nueva prueba de fuego para los mercados esta semana. El rescate de Caja Mediterráneo (CAM) el pasado viernes, intervención que implicará la inyección de 2.800 millones de euros del FROB y el reemplazo de sus órganos de dirección, se produce justo después del alivio que había supuesto en el mercado el plan de salvamento a Grecia y el euro acordado por los líderes europeos el pasado jueves. Con la resaca que dejó el ambicioso plan, recibido con euforia el día del anuncio pero con escepticismo el mismo viernes, las consecuencias de volver a dirigir las miradas de los inversores a España se medirán hoy.

La toma de control de la CAM, una intervención esperada y al mismo tiempo acelerada tanto por el suspenso de la entidad alicantina en los test de estrés europeos, como por el repunte de la prima de riesgo de España a niveles nunca vistos, puso el broche a una semana deciva para el sector financiero español, una vez completadas también las salidas a Bolsa de Bankia y Banca Cívica, entidades que levantaron 3.700 millones pese a las turbulencias del mercado.

La entrada del FROB en la CAM, intervención que supondrá el control del Estado de la entidad, cierra la parte más dura de la recapitalización del sector al dar una solución a la entidad con el agujero más gordo. La caja alicantina, tal y como revelaron los test de estrés, se encontraba en una situación muy delicada pues necesitaba más capital de lo que vale en libros. En concreto recibirá 2.800 millones de euros del FROB, además de una línea de liquidez de 3.000 millones de euros, cuando sus fondos propios reflejan un valor de 2.384 millones de euros.

El tamaño de la CAM, entidad que llegó a ser la cuarta caja de ahorros de España, ha requerido, por tanto, una intervención mucho mayor al de las otras dos cajas rescatadas. Caja Castilla La Mancha -integrada ahora en el grupo Cajastur- , recibió 1.300 millones del Fondo de Garantía de Depósitos, mientras que Cajasur, ahora en manos de BBK, necesitó una inyección de 392 millones de euros del FROB.

La solución para la CAM y la salida a Bolsa de Bankia, entidad que en caso de haber fracasado en su intento de captar recursos del mercado, hubiera requerido 5.775 millones de euros, suponen dos pasos decisivos en la reconversión de las cajas por el tamaño de ambas entidades.

Ahora queda por ver lo que ocurre con Novacaixagalicia, CatalunyaCaixa y Unnim, las otras tres entidades que han solicitado ayudas del FROB como primera opción para poder cumplir las nuevas exigencias de capital impuestas por el Banco de España. Y en el mercado no se descarta que el Estado acelere también la entrada en estas entidades antes del límite establecido el 30 de septiembre para calmar a los mercados.

Novacaixagalicia (Galicia y Caixanova) se encuentra en la situación más delicada de las tres. La caja gallega ya recibió 1.162 millones del primer FROB pero requiere otros 2.622 millones. CatalunyaCaixa (Catalunya, Tarragona y Manresa), por su parte, pidió 1.250 millones en el primer plan de ayudas y ahora necesitará otros 1.718 millones del segundo FROB, mientras que Unimm (unión de Sabadell, Terrasa y Manelleu) necesita 568 millones de euros tras los 380 que ya pidió al primer FROB.

Una solución para estas tres entidades pondría un broche mucho más definitivo a la reconversión del sector. Para entonces ya solo quedaría resolver el futuro de Mare Nostrum (Murcia, Penedés, Sa Nostra y Granada) y Caja España. La primera está pendiente de encontrar inversores privados o salir a Bolsa, proyectos que de fracasar le llevarían a solicitar 637 millones de euros al FROB, mientras que Caja España está en proceso de fusión con Unicaja para evitar pedir 463 millones al Estado.


0 comentarios: